IoT

IoT – Internet de las Cosas

En la interconexión de dispositivos y objetos a través de una red, sea esta privada o Internet, donde todos ellos pueden ser visibles e interactuar, se encuentra la naturaleza de IoT (Internet of Things) o Internet de las Cosas. Por concepto, cualquier objeto o dispositivo podría ser interconectado, desde objetos cotidianos, como puede ser un frigorífico, una lavadora e, incluso, ropa, hasta sensores y dispositivos industriales. Cualquier cosa que se pueda imaginar puede ser virtualmente conectada e interactuar sin necesidad de la intervención humana. Por tanto, el objetivo último de IoT es una interacción máquina-a-máquina, o lo que se conoce como una interacción M2M (machine-to-machine).

La fama de esta tecnología radica principalmente en todas las aplicaciones y posibilidades que nos proporciona, tanto para mejorar la vida cotidiana de las personas como los entornos empresariales, donde ya se está implantando desde hace algún tiempo.

Las aplicaciones son casi infinitas, pero se pueden describir algunos ejemplos para dar visibilidad de alguna de ellas, tanto en la vida cotidiana como en el entorno empresarial:

  • Domótica: Un frigorífico conectado podría informarnos a nuestros teléfono movil que ciertos alimentos están a punto de caducar y otros deben reponerse; o bien informar sobre fluctuaciones de consumo energético por fallos, veces que se abre la puerta, etc. Del mismo modo, una lavadora podría informarnos sobre el resultado de una sesión de lavado o variaciones de consumo de agua. Estas características pueden extenderse a cualquier elemento, como ser el aire acondicionado, la iluminación, la seguridad y cualquier cosa que se pueda imaginar.
  • Sector Industrial: Una anomalía en una línea de montaje podría generar una alarma en el terminal o dispositivo movil de uno a más empleados concretos, a fin de que se tomen las medidas adecuadas según el caso. Asimismo, se podría gestionar de forma autónoma los pedidos de reposición de materias primas a almacenes que, a su vez, podrían también estar automatizados con robots; o incluso realizar los pedidos directamente a los proveedores que correspondan, todo ello según las necesidades de producción concretas.
  • Sector Agrario:Mediante la implantación de tecnologías biométricas y de geolocalización es posible controlar al ganado. Adicionalmente, se están realizando importantes avances en el control de la salud de los animales basada en lo que se denomina IoA (Internet of Animals) o Internet de los Animales.
  • Turismo: Interacciones basadas en geolocalización permite al hotel estar preparado para la llegada del huésped, notificarle el transporte más conveniente según su horario, recomendar sitios donde comer, etc. En relación con el servicio interno, podrían detectarse preventivamente anomalías o fallos, por ejemplo, en el aire acondicionado, y avisar al personal de mantenimiento para actuar. Otra de las ventajas que podrían implementarse es la de automatizar una habitación según los gustos del huésped y permitirle a éste, mediante el uso de una app en su teléfono movil, ajustar los parámetros de confort, como temperatura, TV, despertador, etc.
  • Retail y Alimentación: Los sectores del retail y de la alimentación tampoco están excentos de las ventajas y oportunidades de IoT. El ejemplo de Amazon Go habla por sí mismo.

Como se puede apreciar, las oportunidades y ventajas que ofrece IoT, sobre todo si se integra con inteligencia artificial (AI), son casi ilimitadas. En el futuro cercano todos los sectores empresariales dependerán, en mayor o menor medida, de esta tecnología disruptiva llamada a cambiar la manera en que nos relacionamos, entre nosotros, con las máquinas y entre las máquinas en sí mismas.

Próximos pasos

Si deseas saber más sobre las posibilidades que IoT puede ofrecer a tu negocio o recibir una oferta sin compromiso, te invitamos a contactar con nosotros. Estaremos encantados de atender y dar respuesta a todas tus inquietudes.